Una viejecita llevaba huevos al mercado cuando se le cayó la cesta.

– ¿Cuantos huevos llevabas? – le preguntaron,

– No lo se, recuerdo que al contarlos en grupos de 2, 3, 4 y 5, sobraban 1, 2, 3 y 4 respectivamente.

¿Cuantos huevos tenía la viejecita?